1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

Panoramico Servicios Parroquiales

Eucaristía

Una de las necesidades básicas del hombre es comer, por eso Jesús quiso dejarnos su cuerpo y su sangre como comida, como la comida que sostiene la vida Espiritual. La primera comunidad lo entendió inmediatamente y por eso nos encontramos como, ya desde el Libro de los Hechos de los Apóstoles, los cristianos se reunían "el primer día de la semana" para celebrar la Eucaristía, es decir la "Fracción del Pan" como se le conocía en la antigüedad. Era el momento de alimentarse para fortalecer las energías perdidas durante la semana en el combate contra el pecado. Desde entonces CADA EUCARISTIA es la oportunidad para ALIMENTARNOS con el cuerpo y la sangre del Señor.

Quien va a misa y no comulga es como quien va a una cena hecha en su honor y no come, pero lo más triste es que asistir a la Misa Dominical (o a cualquier misa) y no comulgar es reconocer públicamente que estamos viviendo en pecado, y por lo tanto no estamos en total comunión con Jesús y con la Iglesia.